Homeopatia
Dra.Marchese
Inicio
Homeopatia
e Historia
Argentina
¿Homeopatia
para Adelgazar?
Enfermedades
que trata la Homeopatía
Remedio Homeopatico
Acerca de mi
Links de Interés
Contacto  

 

“La terapéutica debe ayudar a la fuerza regeneratriz de la naturaleza”
(Hipócrates, médico griego 460 A.C- 370 A.C)


Los tiempos modernos han producido notables avances en el campo de la tecnología, de la cual la medicina no está exenta. Muchas veces, con el fin de simplificarnos la vida cotidiana y acortando los tiempos, cada vez más velocidad de navegación, flujo de información y nuevos modos de comunicación se generan.

Por lo que una consulta médica queda reducida a quince minutos y los médicos deben ir a contrareloj directamente sobre el motivo de consulta puntual y dar el tratamiento protocolizado para esos casos, para esa enfermedad, sin saber nada más que eso del enfermo, así el paciente queda reducido a la persona portadora de tal o cual padecimiento.

Recuerdo las palabras de mis maestros en la Universidad de medicina cuando me enseñaron que con un buen interrogatorio hallamos el 90% del diagnóstico, aún sin haber realizado el examen físico correspondiente, que una anamnesis exhaustiva es la herramienta fundamental para el diagnostico de la enfermedad.

La medicina homeopática tiene como estandarte a la vieja escuela médica, donde el valor de "la escucha" es fundamental, tanto para el médico como para el paciente.

Para el homeópata es clave comprender que le paso al paciente antes de su manifestación física, como es su personalidad, sus reacciones, que emoción, vivencia o desencadenante se encuentra detrás de lo visible.

Porque " no hay enfermedad sino enfermos".

Este enfoque de salud holística vislumbra las dimensiones físicas, mentales, sociales, emocionales y espirituales de manera interdependiente e integrada en el ser humano, el cual funciona como una entidad completa en relación al mundo que le rodea. Por lo que las emociones no son ajenas a lo corporal y viceversa.

Hoy este principio conserva su valor y empieza a ser mejor comprendido por las nuevas generaciones, si la enfermedad fuese puramente local, lo importante es corregir el desequilibrio subyacente, pues, si hay un desequilibrio es porque tiene una causa, y es ésta la que hay que tratar.